OEV: Nadie sabrá por quien votaste, a menos que tú lo digas

10/11/2015

Muchos son los mitos que se tejen sobre si el voto es secreto o no. Para todos los interesados en fortalecer el sistema democrático venezolano, hay preguntas de respuesta obligada: ¿El sistema automatizado de votación garantiza que el voto es secreto? ¿Hay alguna posibilidad de conocer por quién votó un determinado elector?

Igual que en procesos anteriores, el CNE ha organizado una serie de auditorías técnicas con la participación activa de profesionales de alta formación designados por los distintos comandos de campaña. Participan también organizaciones nacionales de observación electoral, entre las que se cuenta el Observatorio Electoral Venezolano (OEV). Son auditorías realizadas para revisar detalladamente los distintos componentes que conforman la plataforma tecnológica del sistema automatizado de votación: La base de datos de huellas dactilares de los electores; los cuadernos impresos de votación; las máquinas que intervienen en el proceso mismo de votación –capta huella y máquina de votación–; los programas que hacen que ellas funcionen bien y con la debida seguridad; los sistemas de trasmisión y de totalización; las máquinas y programas que intervienen en el sistema de información al elector (SIE); la tinta indeleble. Auditorías destinadas a garantizarle a los distintos actores políticos, y a todos los electores, que el sistema automatizado de votación es seguro, respeta la voluntad de los electores, cuenta bien los votos y preserva la inviolabilidad del secreto de por quién vota cada elector. Hasta ahora, esas auditorías han cumplido satisfactoriamente sus objetivos.

Cada elector, además, podrá participar en una “auditoría ciudadana” el día mismo de la elección, comenzando en el momento mismo de votar. Luego de seleccionar del tarjetón sus candidatos nominales y por lista, deberá verificar si son los mismos que aparecen en la pantalla de la máquina de votación. Si no son los mismos, está todavía a tiempo de cambiarlos. Una vez conforme, podrá presionar el botón de votar. La máquina emitirá un comprobante impreso donde aparecerán los mismos candidatos que visualizó en la pantalla antes de presionar el botón de votar. Ese comprobante deberá depositarlo en la caja de resguardo. Finalizado el escrutinio, los presidentes de mesa seleccionarán al azar las mesas sujetas a la auditoría ciudadana de cierre, que consiste en contar manualmente los comprobantes impresos depositados en la caja de resguardo para contrastar ese resultado con el acta de escrutinio impreso por la máquina de votación. Esta auditoría de cierre se hace en más de la mitad de todas las mesas y en todos los centros de votación se realiza en al menos una de las mesas. Con la única limitación de la capacidad física del local donde se realice, las auditorías de cierre son abiertas al público. Por último toda persona puede ingresar a la página oficial del CNE (www.cne.gob.ve) y verificar allí si los resultados de su mesa, o de cualquier otra de la que tenga información, están correctamente registrados para la totalización definitiva.

El OEV hace un llamado al CNE para que despliegue una intensa campaña destinada a generar confianza en los electores sobre el secreto del voto. Así mismo, por haber observado las auditorías técnicas hasta ahora realizadas, el OEV puede asegurar que no hay manera que, una vez depositado un voto, pueda saberse quién lo emitió. Si nadie ve frente a la máquina por quien tú votas, nadie podrá saber por quién votaste. Si mantienes el secreto, no habrá manera de develarlo. Vota con confianza.

 Noviembre 2015

Descargar (PDF, 87KB)

Artículo anterior:

Artículo siguiente: