OEV: Adelantar con transparencia fases del revocatorio contribuirá a la preservación de la paz / El Pitazo – Clavel Rangel

26/06/2016

El Observatorio Electoral Venezolano (OEV) considera que el país debería celebrar la convocatoria a un referendo revocatorio por el respeto y el respaldo a la vía pacífica para resolver la profunda crisis que vive Venezuela

 409 mil 313 venezolanos lograron validar su firma durante la jornada del 20 al 24 de junio, más del doble del 1% del Registro Electoral (194.729) | Foto: Oliver González

409 mil 313 venezolanos lograron validar su firma durante la jornada del 20 al 24 de junio, más del doble del 1% del Registro Electoral (194.729) | Foto: Oliver González.

Por Clavel Rangel | El Pitazo-Ciudad Guayana

El Observatorio Electoral Venezolano (OEV) considera necesario, por encima de preferencias políticas, adelantar con “celeridad y transparencia” las fases siguientes del referéndum revocatorio, derecho consagrado en el artículo 72 de la Constitución Nacional.

“Es esencial escuchar y respetar la voluntad del pueblo venezolano”, expresaron este 25 de junio a través de un comunicado, justo cuando termina la fase de validación para solicitar la activación de una consulta popular en el país.

La organización no gubernamental, que desde 2012 está acreditada por el Consejo Nacional Electoral (CNE) para monitorear elecciones en Venezuela, expuso que en el proceso de validación de firmas para convocar a un referendo revocatorio los solicitantes cumplieron con los requisitos planteados.

“El país debe celebrar que este proceso refrendario esté teniendo lugar, pues representa el respeto y respaldo a la vía pacífica y democrática para resolver la profunda crisis que, en diversos planos, vive nuestra sociedad. Es este, sin duda, un hecho que para el Observatorio Electoral Venezolano (OEV), tiene la mayor relevancia en el actual contexto venezolano”.

Por otro lado, el OEV observa con preocupación que el CNE mantuvo empeño en “no generar las mejores condiciones para que el proceso se llevara a cabo con normalidad”, al contrario, colocó trabas de “diversa índole que tendían a hacerlo más demorado y complicado, e incluso impidiendo que numerosos ciudadanos pudieran ejercer un derecho consagrado en el artículo 72 de la constitución”.

Los voceros Luis Lander, Carlos Medina e Ignacio Ávalos puntualizaron sobre cuatro hechos sobre el proceso de validación de firmas:

1. Que desde el 2 de mayo – cuando se hizo la solicitud de activación de referendo – el CNE no mostró la debida celeridad para completar los pasos siguientes, sin que quedaran claros los motivos.

2. No se informó debidamente a los ciudadanos firmantes acerca de cómo y dónde acudir a validar sus firmas.

3. El número y ubicación de los centros y de las máquinas pereciera haber sido establecido sin tomar debidamente en cuenta cómo se distribuían los firmantes en los diferentes estados y sin considerar las opiniones y propuestas de los promotores de la iniciativa. La distribución decidida generó colas y retardos que fácilmente pudo haberse minimizado y que, en no pocos casos, impidieron a ciudadanos validar su firma.

4. La imposición de que el requisito de 1% de firmas validadas, sería contabilizado separadamente en cada estado, siendo que la circunscripción electoral que eligió al funcionario público involucrado, el Presidente, es todo el país.

El observatorio reiteró que el ente rector debería poner todo su empeño en que cumpliendo con la constitución el referendo pueda realizarse. “No es políticamente saludable para el país que pueda quedar la sospecha de que el referendo revocatorio no pueda llevarse a cabo porque el Poder Electoral no hizo su mejor esfuerzo en esa dirección y que, por el contrario, lo dificultó”.

El OEV considera que el Gobierno Nacional, así como la dirigencia política que lo respalda, deberían asumir el referendo revocatorio “como una herramienta constitucional ideada para resolver desencuentros políticos graves”.

“Se trata de un dispositivo institucional que forma parte del menú democrático incorporado en la Constitución de 1999 y que quienes se muestran partidarios de promoverlo no incurren en ninguna acción políticamente indebida que deba ser condenada u objeto de sanción alguna”, suscribe.

El OEV considera que, por encima de nuestras preferencias políticas, adelantar,” con celeridad y transparencia” las fases siguientes de este proceso, es necesario para Venezuela. Y que, de alcanzarse los requisitos necesarios, e independientemente de los resultados que arroje, los resultados contribuirán “sin duda a la preservación de la paz en el país y dirimir nuestras diferencias democráticamente”.

409 mil 313 venezolanos lograron validar su firma durante la jornada del 20 al 24 de junio, más del doble del 1% del Registro Electoral (194.729).

Ver nota original.

Artículo anterior:

Artículo siguiente: